Próximamente

Reseñas: Confess, Lagrimas en el mar, Algo Parecido al Verdadero Amor


Compra Libros Juveniles en Amazon MX

Free Delivery on all Books at the Book Depository

lunes, julio 6

Autor del mes: Pablo Neruda

Pues ya es Julio, y es el turno de un autor distinto. Este post se los debía porque era para el viernes pero con todo el rollo de mi internet no lo había puesto.
Bueno pues ya había posteado poemas de Neruda (cómo ya he mencionado mi poeta favorito), pero cómo este mes se cumplen 105 años de aquel día en que vino al mundo a deleitarnos con sus exquisitos escritos, pues este mes será dedicado a él. Empiezo dejándoles su biografía y unos cuantos poemas que me gustan mucho.

Pablo Neruda, cuyo nombre original era Neftalí Ricardo Reyes Basoalto, nació en Parral, República de Chile, el 12 de Julio de 1904 y murió en la ciudad de Santiago el 23 de Septiembre de 1973. Fue cónsul de su país en México y desempeño cargos diplomáticos en la Argentina y en España. Miembro del partido comunista, fue senador y candidato a la presidencia en 1970. En 1971 recibió el Premio Nobel de Literatura. Considerado uno de los mayores poetas hispanoamericanos, entre sus obras principales se encuentran: Veinte poemas de amor y una canción desesperada (1924), Residencia en la tierra (1933) Canto General (1950) y Odas Elementales (1956).


4

Amo en el amor que se reparte
En besos, lecho y pan.

Amor que puede ser eterno
Y puede ser fugaz.

Amor que quiere libertarse
Para volver a amar.

Amor divinizado que se acerca
Amor divinizado que se va.

(Crepusculario (1920-1923) Farewell 4)

5

Ya no se encantarán mis ojos en tus ojos,
Ya no se endulzará¡ junto a ti mi dolor.

Pero hacia donde vaya llevaré tu mirada
Y hacia donde camines llevarás mi dolor.

Fui tuyo, fuiste mía. Qué más? Juntos hicimos
un recodo en la ruta donde el amor pasó.

Fui tuyo, fuiste mía. Tú serás del que te ame,
del que corte en tu huerto lo que he sembrado yo.

Yo me voy. Estoy triste: pero siempre estoy triste.
Vengo desde tus brazos. No sé hacia donde voy.

Desde tu corazón me dice adiós un niño.
Y yo le digo adiós.
(Crepusculario (1920-1923) Farewell 5)

Poema 5
Para que tú me oigas
mis palabras
se adelgazan a veces
como las huellas de las gaviotas en las playas.

Collar, cascabel ebrio
para tus manos suaves como las uvas.

Y las miro lejanas mis palabras.
Más que mías son tuyas.
Van trepando en mi viejo dolor como las yedras

Ellas trepan así por las paredes húmedas.
Eres tú la culpable de este juego sangriento.

Ellas están huyendo de mi guarida oscura.
Todo lo llenas tú, todo lo llenas.

Antes que tú poblaron la soledad que ocupas,
y están acostumbradas más que tú a mi tristeza.

Ahora quiero que digan lo que quiero decirte
para que tú las oigas como quiero que me oigas.

El viento de la angustia aún las suele arrastrar.
Huracanes de sueños aún a veces las tumban.

Escuchas otras voces en mi voz dolorida.
Llanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas.
Amame, compañera. No me abandones. Sígueme.
Sígueme, compañera, en esa ola de angustia.

Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.
Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas.

Voy haciendo de todas un collar infinito
para tus blancas manos, suaves como las uvas.
(Veinte poemas de amor y una canción desesperada (1923-1924))

Publicar un comentario

Social Media Marketing Tools