Próximamente

Reseñas: Confess, Lagrimas en el mar, Algo Parecido al Verdadero Amor


Compra Libros Juveniles en Amazon MX

Free Delivery on all Books at the Book Depository

lunes, julio 13

¡Cómo odio a ese chico! Capítulo 7

Capítulo 7

-¡¡Que horrible semana!!- le dije a Adam abrazándolo una vez que lo vi, era viernes y cada palabra de esa oración era completamente cierta.
-¿Qué paso Carly?- dijo tomando mi mano mientras caminábamos a su auto, iríamos al cine.
Me senté en el auto pero no fue hasta que ya llevabamos camino avanzado que comencé a hablar.
-Todo… el lunes por la mañana que entré en la escuela me sentía como el primer día de clases y terminé por confirmarlo… todo es distinto
-Vamos Carly, no puede ser tan malo- dijo en un tono suave e incrédulo, pero cuando alguien te dice que prácticamente estás loca, no hay tono adecuado para decirlo.
-Te lo juro, todo cambió, mi expediente para empezar, mi lugar en clase, mi almuerzo, mi lugar para comer, todo!!!
-Carly, no crees que estás exagerando?
-Exagerando? En verdad crees que exagero?-esto era el colmo- pues dime si esto es una exageración, detén el auto
-Cariño, yo solo…
-Adam, detente-expresé con autoridad y decisión.
El siguió mi comando.
Abrí la puerta, tomé mis cosas y me baje de auto, di un portazo para cerrar y comencé a caminar en sentido contrario, hacia mi casa.
Sólo tomó un momento, mientras estacionaba el auto, para que Adam fuera a mi encuentro
-Scarlett, por favor, regresa al auto cariño, sólo digo que no debes tomar las cosas de esa manera
-Adam, es que acaso no entiendes?
-Por favor Scarlett, no tienes que ser una reina del drama, todo va a salir bien…-dijo tomando del brazo.
-Suéltame, déjame en paz, lo único que buscaba era que te pusieras en mis zapatos, las últimas dos semanas han sido terribles para mí, no te había visto hasta hoy y me dices que soy una reina del drama??
-Carly se nos va a hacer tarde…
-No importa ya, si no puedes comprender por lo que estoy pasando tal vez no deberíamos ver una película… tal vez no…
-No Scarlett, no lo digas… mira lo lamento, tranquilízate y hablamos luego, ok?-dijo con voz seria, y el rostro severo, se subió al auto y se fue…
Me quedé sentada en la acera…. Por suerte estábamos lejos de los vecindarios y más cerca del parque. ¿Qué diablos acababa de pasar?

No podía más… busqué en mi bolso, y encontré un cigarrillo. El cigarrillo que tengo guardado para ocasiones cómo está de estrés, enojo o simplemente depresión, busqué el encendedor, pero no lograba encontrarlo en las profundidades del bolso.
-Rayos, lo que me faltaba-musité y de repente una mano con un encendedor prendido apareció ante mis ojos- Gracias…-comencé a decir a mi salvador… pero cuando me di cuenta quién era…
-Tú-dije con voz acusador-…. Mira no estoy de humor para esto...
-No deberías de fumar sabes? Es malo para la salud… -dijo despreocupado
-Gracias por el fuego, ahora vete al carajo- me levanté y mientras dejaba que la nicotina invadiera mis pulmones, seguí caminando, sin un rumbo fijo.

Publicar un comentario

Social Media Marketing Tools