Próximamente

Reseñas: Confess, Lagrimas en el mar, Algo Parecido al Verdadero Amor


Compra Libros Juveniles en Amazon MX

Free Delivery on all Books at the Book Depository

viernes, enero 8

Autor de Enero: Tennyson


Alfred Tennyson, Primer Barón de Tennyson, también conocido como Lord Tennyson nació 6 de agosto de 1809 y murió en 1892. Fue uno de los poetas ingleses más populares de su tiempo, perteneciente al Postromanticismo.


La formación de Alfred, rigurosamente clásica, le fue impartida principalmente por su padre. Empezó a escribir a la edad de dieciséis y en 1827 publicó un volumen de poesía con su hermano Charles, Poems by two brothers. Asistió a la escuela de gramática 'King Edward I' y en 1828 ingresó en el Trinity College en Cambridge, donde ganó la medalla de oro del premio 'Chancellor', conoció a Arthur Hallam y pasó a for mar parte junto con éste de los Apóstoles de Cambridge, una sociedad secreta que pretendía formar una élite intelectual. Más tarde, en 1830, Tennyson publicó 'Poems, chiefly lyrical'(Fuente Wikipedia)
La mayor parte de su obra está inspirada en temas mitológicos y medievales, y se caracteriza por su musicalidad y la profundidad psicológica de sus retratos.
Entre sus grandes logros pueden señalarse:
"In Memoriam" 1850, famosa elegía escrita durante diecisiete años en memoria de su mejor amigo, Arthur Hallam, "La carga de la Brigada Ligera" 1855, "Enoch Arden" 1864 y "Los Idilios del Rey" 1859-1885. Fue nombrado "Lord", laureado como poeta nacional y consagrado como el más importante poeta de la era victoriana.
Bien está y algo es: podemos detenernos...

Bien está y algo es: podemos detenernos
aquí, donde en la tierra inglesa lo sepultan,
y tal vez de su polvo se labre la violeta
de su tierra nativa.

Poco es, mas parece, en verdad, que benditos
son sus tranquilos huesos,
al descansar, en medio de nombres familiares,
y en el mismo lugar que habitó siendo joven.

Venid, pues, manos puras : sostened la cabeza
que duerme o que se puso la máscara del sueño:
y vengan cuantos gusten de llorar, y aquí el rito
de los muertos escuchen.

¡Ah! Pero, si pudiera,
sobre el fiel corazón me arrojaría, y junto
a sus labios, le diera, con mi aliento, la vida
que en mí casi se apaga;
mas no muere del todo y, sufriendo, persiste
y lentamente forma ese temple más duro,
y guarda la mirada que ya no encontraría,
las palabras que nunca ha de escuchar de nuevo.

Publicar un comentario

Social Media Marketing Tools